info@peritosonline.com.ar Peritos on Line www.peritosonline.com.ar Peritajes
© www.peritosonline.com.ar  |   Ley 11.723

Pericias Caligráficas

Mediante el estudio analítico y comparativo de manuscritos y firmas, se pueden verificar  todo tipo de irregularidades propias de las escrituras apócrifas. Asimismo, permite  determinar antigüedad de escrituras, lavados químicos del papel, borrados mecánicos,  agregados fraudulentos y otros tipos de adulteraciones documentales.   El uso del instrumental óptico y lumínico adecuado le permite al perito la apreciación de  elementos que escapan a la observación a ojo desnudo, identificando en numerosos casos indicios de falsedad gráfica en escritos aparentemente auténticos. Del mismo modo, por el estudio de escrituras genuinas pertenecientes a diferentes puños, puede individualizarse el autor de un anónimo, aún en el caso de automodificación de la escritura. También el  calígrafo está capacitado para dictaminar sobre modificaciones naturales de la escritura,  como ser las escrituras patológicas o seniles.

Pericias Mecanográficas

El Perito Calígrafo se encuentra capacitado para efectuar estudios sobre escrituras  mecanografiadas, a fin de determinar la identificación de máquinas de escribir,  interlineados fraudulentos, diferentes momentos de escritura, agregados espúreos, etc. Asimismo es competente para la identificación de impresoras de matriz de punto, y toda  clase de falsificaciones en las que hayan intervenido este tipo de máquinas. También podrá comprobar el orden de prelación o antigüedad relativa, en el  entrecruzamiento de trazados manuscritos y mecanográficos. El Calígrafo puede expedirse en los casos de falsificación de documentos impresos y  firmas o escrituras fotocopiadas o escaneadas, realizados con fotocopiadoras color, blanco y negro, impresoras de inyección de tinta o del tipo láser.  HISTORIA  En el siglo XIX ya se había expandido el trabajo en oficinas y el uso de dependientes y  tenedores de libros en escritorios. Todos los documentos eran realizados en forma  manuscrita, por lo que cierta correspondencia en cadena, para muchos destinatarios era  tarea lenta y tediosa, e insumía muchísimo tiempo al escribiente. Pero hacía falta mucho más para seguir creciendo en el mundo de los negocios. Hubo una media centena de inventores que trataban de lograr en distintos lugares del  mundo, durante los siglos XVIII y XIX, una forma de escritura mecánica, pero todos los  ensayos fracasaron. Si bien se suponía que existía una patente inglesa de 1714 de una máquina de transcribir  e imprimir cartas, realmente el primer proyecto conocido de máquina de escribir fue el  "címbalo escribiente" de Giuseppe Ravizza, de 1837 y patentado en 1856.  En 1865 apareció el hemisferio escribiente del noruego Malling Hansen; y en 1866 la  máquina del tirolés Peter Mitterhofer.  En el año 1874 se introduce en el trabajo de oficinas, la máquina de escribir Remington  con el llamado teclado QWERTY , que fue diseñado por el tipógrafo estadounidense  Lathan Scholes en 1873 (quien previamente había inventado una máquina para imprimir  los números y a partir de allí desarrolla su modelo, logró realizar unos treinta diferentes  ejemplares, pero fallaba la parte mecánica, aspecto que solucionó la fábrica Remington al  adquirir los derechos), y que tenía distanciadas entre sí las letras más usadas en el idioma inglés para dar mayor rapidez al dactilógrafo. El retorno del carro hacía subir el papel hasta  la siguiente línea. Posteriormente, avanzado el siglo XX fueron evolucionando, hasta la máquina de escribir  eléctrica con memoria artificial. La aparición de la fotocopiadora, el grabador, el fax, la  computadora, fueron simplificando y acelerando cada vez más este tipo de tareas.    La máquina de escribir, a partir de 1874 se produjo industrialmente, y su fácil manejo  permitió la entrada de la mujer al trabajo de oficina. En el mundo moderno logró ser un  factor liberador de la mujer de clase proletaria y media, haciendo que obtuviera cierta  independencia familiar y económica. Ofreció una fuente de recursos y a la vez contribuyó  más a la independencia personal que las campañas de igualdad de derechos sociales.  Aunque llevó a la vez un tiempo, casi en los albores del siglo XX, para que se vieran  oficinas pobladas de empleadas oficinistas mujeres. Constituyó uno de los instrumentos más útiles e indispensables en la oficina moderna del  siglo XX, hasta la última década en que fue totalmente desplazada por la computadora.  La máquina de Christopher Latham Sholes, quien la llamó en inglés Typerwriter, estaba  constituida por un teclado de piano, pedales y muchos alambres, uno para cada palanca  de cada letra. Fue perfeccionando y construyó 48 modelos, y hasta pidió ayuda a Edison  para solucionar algunos inconvenientes, y poco a poco su invento se iba perfeccionando.  Tenían abundantes decoraciones de motivos florales. Cuando logró el contrato con la  fábrica de armas Ilion, en el primer año se construyeron 1000 máquinas Remington. Las ventajas con respecto a la escritura manual eran: La facilidad de la lectura de los  escritos. Rapidez y economía.   Evitaba el cansancio de los escribientes. Se deterioraba menos la visión. Producía menos torceduras de la columna vertebral. Se podía utilizar en viajes.   Fue aceptada rápidamente por periodistas, escritores y hombres de negocios. Aceleró el despacho de la correspondencia. Permitió la realización de copias (Hasta quintuplicados). Se podía guardar en archivo el duplicado.  El conde León Tolstoi fue el primer escritor que utilizó esta nueva invención: la máquina de  escribir, en 1885. Además permitió que su hija aprendiese el manejo, y con el tiempo, le  dictó sus obras y su correspondencia, por lo que la hija de Tolstoi se convirtió en la primera dactilógrafa de Europa.  Los Remington no encontraron el mercado y las ganancias que esperaban, y en 1886 se  vieron obligados a vender su fábrica de máquinas de escribir. Pero poco tiempo después  vino el auge y en 1895 ya se estaba imponiendo totalmente. Sholes recibió muchos  ofrecimientos para modificar su invento, o propuestas de compras, y al final aceptó los  doce mil dólares que le ofrecían por su invención, aunque continuó con su ritmo de vida  modesto.

Interés Pericial

Realizamos  interconsultas permanentes, con profesionales matriculados en la materia.  

Contáctenos

info@peritosonline.com.ar (5411) 15-5024-9464 (5411) 4599-6463
Home Peritajes Interes Pericial Trabajo Social Periodismo Codigo de Ética Impugnaciones